Como crear espacio incombustible en tu casa rural

espacio incombustibleEl espacio incombustible es tu seguro de vida cuando vives en una casa instalada en un lugar paradisíaco en el que te despiertas con el canto de los pájaros del bosque.

Se ven en urbanizaciones, pueblos o casas donde los pinos, los castaños, los robles o cualquier especie de las que proliferan en nuestros bosques, casi nos dan sombra en nuestro porche cuando aprieta el sol y cobijo cuando es el frío el que aprieta. También son los matorrales o las especies comunes de montes bajos quienes llegan hasta nuestro jardín.

Toda esa conexión con la naturaleza en su estado natural, es sumamente peligrosa en caso de incendio porque estamos en el terreno del fuego. Por ello, a la naturaleza hay que intentar adaptarla a nuestras necesidades de forma no traumática. Y nosotros adaptarnos a ella para no interferir en su desarrollo. No olvidemos que el 90% de los incendios forestales está causado por el hombre de manera directa o indirecta. También sabemos las consecuencias de interferir con la naturaleza, por ejemplo construyendo en un antiguo arroyo: tarde o temprano, el agua busca su sitio natural con el consiguiente desastre.

Rodearnos de espacio incombustible 

Un  propietario de una casa que está rodeada de naturaleza, ha de tomar una serie de precauciones para que en caso de incendio en el bosque, su parcela sea un oasis de salvación no una trampa mortal en el peor de los casos, o en el menos malo, alimento de las llamas.

Para ello es conveniente crear alrededor de nuestra casa un espacio incombustible no inferior a 10 metros, cuando la zona adyacente a nuestra casa es llana o con un leve ascenso, y un mínimo de 100 pies-casi 31 metros-, en el caso de que la zona adyacente a nuestra casa sea de descenso o se sitúe a nivel inferior que el bosque.

Gozar de un hermoso jardín con un bonito césped verde, además de ser agradable para el paseo y la vista es una excelente  zona de seguridad en caso de incendio forestal, si mantenemos alejadas todas las ramas o materiales que sean susceptibles de inflamarse.

Los árboles dentro del espacio incombustible de diez metros, deben de tener al menos una altura de 2 a 3 metros. En la parte externa a la zona de seguridad de los diez metros debemos de podar las ramas que estén cercanas a líneas eléctricas o dependencias, eliminar ramas colgantes, ramas secas, árboles muertos y arbustos indeseables.

Todos los elementos fácilmente inflamables deben de almacenarse por lo menos a 10 metros de cualquier estructura, cercas de madera o estructuras.

Si somos amantes de las plantas y arbustos de jardín, antes de plantar nada debemos de consultar sobre las características de las mismas ya que tienen distintas resistencias al fuego; las plantas verdes bien regadas suelen quemar muy lentamente. Otras tienen alto contenido en aceites y resinas y son un combustible muy peligroso. Bonito, pero peligroso.

En cuanto al material que debemos de emplear para la construcción de nuestra casa soñada en plena naturaleza- si tenemos la opción de escoger los materiales-, optemos por aquellos con resistencia al fuego. Tratemos de evitar cubiertas de madera si es posible y cubrámoslas con materiales resistentes al fuego- tejas de asfalto, tejas de hormigón, tejas de barro, et.-, o en último caso tratemos esa madera con materiales ignífugos de los muchos existentes en el mercado.

La importancia de los accesos a nuestra casa rural

A pesar de los esfuerzos para rodearnos de un espacio incombustible y aumentar nuestra seguridad y la de nuestro patrimonio rural, el fuego es una posibilidad.

Debemos de considerar en todo momento los accesos a nuestra casa ya que pueden servirnos de vía de escape en caso de incendio, además de la vía de acceso a los bomberos en caso de siniestro.

A veces el ansia de privacidad nos impide señalizar adecuadamente la dirección de nuestra propiedad. En otras ocasiones, los accesos son estrechos y tortuosos y pueden obstaculizar el acceso de los camiones grandes de bomberos. Pensemos en la seguridad y señalicemos adecuadamente nuestra propiedad y hagamos o exijamos a quien corresponda, unos accesos adecuados para los medios de extinción de incendios ya que en caso de siniestro los minutos cuentan.

 Medios de prevención y extinción individuales.

En ocasiones un pequeño accidente doméstico en una zona rural donde estamos rodeados de material altamente combustible, requiere de unas medidas mínimas que en otros medios no lo son tanto.

La instalación de una boca de riego es algo que hacemos habitualmente cuando disponemos de un hermoso jardín porque nos facilita mucho las cosas. Pero casi nadie piensa que en caso de necesidad, una boca de incendios puede evitar una tragedia.

Cuando los bomberos llegan a las zonas rurales respondiendo a un incendio, habitualmente el suministro de agua es un problema por lo que si tenemos una boca de incendios en seco dentro de nuestra propiedad, podemos aliviar la situación.

Una boca de incendios en seco es una instalación de tuberías sin presión que está conectada a una fuente de agua- como puede ser la red de incendios- que habitualmente se distribuyen en distintos puntos del pueblo. En caso de que estemos en un punto que no sea posible, una segunda red con una bomba de presión podría ayudar.

Y por último, es recomendable que se haga un mantenimiento de estas medidas de seguridad y no nos dejarnos atrapar por el “no pasa nada”, o el “nunca ha habido un incendio por aquí”. Siempre hay una primera vez.

Hable con su familia y crear entre todos un plan estratégico de varias rutas de escape, o simplemente “que hacer y donde ir“en caso de que un  incendio forestal amenace su propiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *