Cómo evitar incendios en termos eléctricos

Termos eléctricosUna parte importante para evitar accidentes  en termos eléctricos o electrodomésticos en nuestra vivienda, es el conocimiento –al menos de manera superficial–, del funcionamiento de los mismos y no solo de sus bondades al hacernos la vida más fácil y agradable, sino también de las necesidades de mantenimiento para evitar en la medida de lo posible los riesgos inherentes al uso y degradación causada por el uso y el paso del tiempo.

En los últimos tiempos se han acrecentado los accidentes en los termos eléctricos y con toda probabilidad, este aumento viene causado en gran parte por la crisis que nos pone “más cuesta arriba” cumplir con el mantenimiento de los aparatos debido al coste que representa. Incluso, en ocasiones nos obliga a intentar reparar cosas que consideramos poco importantes poniendo a prueba nuestras dotes de “manitas”.

Cómo son los termos eléctricos

Los termos eléctricos son acumuladores que contienen en su interior una cantidad de agua variable según la capacidad que hayamos elegido. En su interior, los termos  calientan el agua por unas resistencias y a medida que el agua se calienta dentro del termo aumenta el volumen y en consecuencia la presión interna, llegando al límite, el cual según normativa, está fijada en 7 kg/cm2.

Cuando la presión llega al valor de tara de la válvula de seguridad –valor que impide que la presión aumente en el interior con el consiguiente peligro de explosión–, la válvula de seguridad expulsa agua al exterior. Por ello, cuando observamos que la válvula de seguridad gotea está cumpliendo la función para la que ha sido creada. Las incomodidades del agua expulsada se solventan en el momento de la instalación colocando un tubo de desagüe.

Funcionamiento de las válvulas de seguridad

  • El termo de alimenta de agua fría a través de la conexión con la red, siendo la presión adecuada de entrada entre 1–1,5 kg/cm2
  • Cuando el termo está en funcionamiento, la dilatación del agua hace que la presión interior vaya aumentando hasta un límite que suele estar en torno a 5Kg/cm2.
  • Cuando se alcanza este límite, la válvula hace que se pase a la función llamada “de retorno”. Es decir: el agua vuelve a retornar por la tubería de agua fría con el fin de evitar presiones en el interior del termo eléctrico o de gas.
  • Cuando la presión de la tubería es superior a la presión de expulsión del termo, estando el termo en funcionamiento, la operación de retorno por la tubería de agua fría es inviable, por lo que entra en funcionamiento la válvula de seguridad expulsando el agua al exterior.

Cómo  evitar algunos problemas en los termos eléctricos

  • Evitar colocar reductores de presión cerca del termo ya que impide la importante función de compensación, función en que la válvula cambia de trabajar en antirretorno a trabajar en compensación.
  • Si la presión de entrada del agua es superior a 4 bares, es conveniente colocar una reductora de presión a la entrada de la vivienda. Ello nos evitará no solo los problemas que pueda causar el exceso de presión al funcionamiento del termo eléctrico, sino también a toda la instalación interna de agua fría. Este problema existe en muchas zonas de población, siendo superior sobre todo en las viviendas de plantas bajas y disminuyendo la presión a medida que las plantas están a más altura.
  • También es conveniente la instalación de un vaso de expansión que recoja el exceso de presión producido por el calentamiento del agua en el interior del termo eléctrico. El funcionamiento de este vaso de expansión es simple, pero de suma importancia: cuando la presión aumenta en el interior del termo debido al calentamiento, el agua se desplaza hacia este vaso aliviando la presión en el interior del termo, retornando de nuevo al termo cuando la presión disminuye.

Lesiones que pueden causar los termos eléctricos

Las lesiones más habituales en caso de explosión de un termo eléctrico por un mal funcionamiento de los sistemas de seguridad, son las quemaduras por la proyección de agua con temperaturas muy elevadas, –del orden de 75º grados cuando la piel tolera hasta los 44º sin causar daño si el tiempo de exposición es corto–. Una temperatura entre 40-45º produce una pequeña quemadura, pero sobrepasando los 51º la lesión es tan rápida que en poco tiempo puede destruir la epidermis. Por cada grado que aumente tengamos en cuenta que se duplica la velocidad de destrucción celular. Ya por encima de los 70º la destrucción de la piel con una brevísima exposición a la fuente de calor.

El agua a 60º durante 10 segundos produce una quemadura de 2º grado y a 70º en el mismo tiempo de exposición la quemadura provocada es de 3º, o sea, que conlleva la destrucción de todas las estructuras epidérmicas quedando para siempre cicatriz.

En ese caso, no está de más que tengamos algo de conocimiento de primeros auxilios en caso de quemaduras hasta que podamos ser atendidos por personal especializado. Estos consejos están tomados de Protección Civil:

  1. Valorar el estado general de la víctima
  2. Enfriar la quemadura inmediatamente poniendo la zona afectada al menos durante un período de diez minutos o más, si no desaparece el dolor.
  3. Cubrir la zona afectada con apósitos estériles o en su defecto con sábanas, pañuelos o cualquier otro paño teniendo en cuanta que se han de encontrar muy limpios y humedecidos.
  4. NO aplicar cremas, pomadas ni cualquier otro medicamento o producto.
  5. En caso de tener la ropa adherida a la piel NO quitarla –como norma general–.
  6. Si la víctima tiene sed, humedeced sus labios y NO dar de beber.
  7. NO pinchar las ampollas.
  8. Retirar anillos, relojes, pulseras…etc.
  9. Trasladar a la víctima a un centro especializado cuanto antes.

No olvidemos que el hogar es el lugar donde nos encontramos más seguros, evidentemente con toda la razón. Pero al ser el lugar donde pasamos más tiempo, además de que el confort parte de múltiples elementos que están alimentados por distintas formas de energía, solemos levantar la guardia lo que lleva que según estudios, más de 800.000 personas hayan sufrido algún tipo de percance en la seguridad del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *