Evita el fuego en la vivienda

Evita el fuego

Evita el fuego

En  nuestra vivienda es donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo. Salimos a hacer nuestros quehaceres diarios, pero siempre volvemos a nuestro refugio y al de nuestra familia, lugar donde nos sentimos más protegidos, por lo que nos impulsa a bajar la guardia y nuestra mente deja de estar alerta. Es lógico: estamos en casa para descansar.

En nuestra vivienda, además del confort que nos rodea, hay una serie de “artilugios”, que nos hacen la vida más fácil y, de los cuales, tenemos información de la  instalación, uso, mantenimiento, además de cumplir las normativas creadas en base a la experiencia y  a las características del producto en cuestión.

Pero precisamente por eso, tendemos a descuidar la seguridad en el manejo y mantenimiento de los aparatos que son susceptibles de causar desastres inimaginables. La electricidad, el gas en todas sus clases- butano, propano, gas ciudad-, son agentes que pueden causar fuego con las consecuencias que todos conocemos. Todo ello, a pesar de que nuestras vivienda, lo que se denomina “continente”, está construido con materiales que cumplen una normativa contra el fuego, pensados en su mayor parte para evitar la propagación a zonas comunes y a otras viviendas.

Pero sin embargo, estamos rodeados de muebles, cortinas, maderas, ropas etc., que en muchos casos- por no decir en todos-, no están pensados para entrar en contacto con el fuego. Muy bien al contrario, suelen ser de materiales sintéticos que hacen que la propagación sea muy rápida. Tampoco hemos de olvidar las ceras que se emplean para abrillantar, y demás productos de limpieza en spray  envasados a presión, habitualmente recogidos en un hueco bajo del armario de  la cocina.

Evita el fuego pero no obstante, no caigamos en la paranoia. Tan solo con seguir unas pequeñas recomendaciones, es suficiente  para que podamos disfrutar de nuestro hogar en plena tranquilidad.

Evita el fuego, con esta pequeña lista de  recomendaciones:

  • Utilizar para planchar, la mesa-tabla, ya que esta dispone de una superficie metálica para dejar  la plancha cuando has de posarla.
  • Nunca abandones esta actividad, sin antes desconectar la plancha y posarla en el sitio adecuado. Como mínimo se evitará quemar la ropa.
  • En la cocina eléctrica donde no hay llama sino fuente de calor, no abandonar durante tiempo prolongado su control, ya que podría consumirse la parte líquida y después de haberse quemado la comida, podría entrar en una fase superior, carbonizarse e incluso incendiarse.
  • Por supuesto que en las labores de cocina en las que intervenga el aceite- frituras-, bajo ningún motivo abandonar la cocina. Un sobrecalentamiento del mismo, termina en llamas,. En caso de que en alguna ocasión ocurra esto, NO intentar apagar con agua. Sería contraproducente, ya que se le añadiría oxígeno. Apagar echando un paño o poniendo una tapa encima, a fin de asfixiar el fuego. El fuego necesita oxígeno para estar activo. Si no tiene, se consume.
  • En los calentadores de agua que consumen gas, es muy importante llevar al día las revisiones por técnicos, ya que una mala combustión provoca pequeñas explosiones, aumenta el consumo y disminuye la efectividad. También podría apagarse la llama piloto, aunque actualmente si eso ocurre, los dispositivos de seguridad cortarán la entrada del gas.
  • No dejar encima de los radiadores ningún elemento que pudiera recalentarse. Además de que perjudica la expansión de calor, podría quemarse.
  • No fumar en la cama. Además del cuidado que hay que tener con las colillas mal apagadas, la cama es un lugar donde el cigarrillo es especialmente peligroso. En un momento de sopor, el cigarrillo en contacto con las ropas de la cama, termina en fuego. Hay muchos casos de accidentes en que la persona perece carbonizada, por esto. También ha de tenerse cuidado cuando se tiran las colillas a la basura, de que estas estén bien apagadas. El evitar la vista y el mal olor de las colillas, puede acabar en un disgusto.
  • Los cortocircuitos también son bastante corrientes, sobre todo en instalaciones antiguas. A pesar de las medidas de seguridad y las características de los materiales eléctricos, si por un cortocircuito o sobrecalentamiento de algún elemento eléctrico, nunca acerque agua, ni trate de coger el elemento si está descalzo. Si el cortocircuito es en un elemento eléctrico que esté a la vista, comúnmente, si no hay elementos que puedan incendiarse cerca, este se extinguirá. Corte en la caja general la entrada de corriente. Es aconsejable, tener siempre en casa un pequeño extintor, específico para fuego eléctrico.

Todas estas medidas son por lógica y todo el mundo las conoce. Lo único y más importante es tenerlas en cuenta, ya que muchas veces se nos ha incendiado una sartén, quemado un paño de cocina, destruida una camisa o una prenda de vestir por un descuido de una plancha…y la cosa no ha ido más allá. Evita el fuego siguiendo unas reglas básicas de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *