Sobrevivir al fuego en edificios de gran altura

fuego en edificiosFuego en edificios de gran altura

Hoy nos llegan algunas noticias de Estados Unidos con espectaculares titulares y fotos: “espectacular incendio en un rascacielos de Chicago”, concretamente en un rascacielos de 100 plantas y 344 metros de altura: el John Hancock Center.

Si espectaculares son de por si las instantáneas tomadas donde el fuego se ha convertido en el protagonista, más lo son –sin duda-, cuando éstas están dando fe de la voracidad del fuego en edificios,  saliendo por las ventanas de una vivienda situada en una planta a centenares de metros de la seguridad de la tierra firme.

Por suerte, en este caso las desgracias humanas han sido mínimas si se tiene en cuenta que los datos oficiales solo hablan de cinco heridos. Las causas están aún bajo investigación aunque todo apunta a un accidente doméstico.

Solamente en Estados Unidos hay más de quince mil casos de fuego en edificios  de los considerados de “gran altura” y cuando esto ocurre, quienes se encuentran en plantas superiores al foco del incendio tienen la sensación de no tener donde ir. Bien por el humo ascendiendo por los huecos de escaleras y ascensores, por el intenso calor que asciende acompañado de los gases de la combustión de todo tipo de materiales que, junto con el pánico, hacen que corramos hacia la parte superior del edificio en busca de una salida, quizás la única, donde los bomberos con medios aéreos nos podrían evacuar.

Innovadoras medidas de evacuación

Ante hechos como el descrito anteriormente deberíamos de estar preparados y contar con un plan de actuación para buscar la ruta de evacuación más favorable al fin de facilitar la labor de los bomberos y ponernos a salvo durante el mayor tiempo posible hasta su llegada.

Sin duda las normativas en materia de seguridad y evacuación en caso de fuego en edificios, hacen que las posibilidades de salir bien parado aumenten. Los materiales RF que tienen la labor de retrasar el paso del fuego de unas dependencias a otras, las BIE –bocas de incendio equipadas-, ancladas a la pared y que son de una gran utilidad para combatir el fuego,principalmente en sus inicios, ya que en caso de que el fuego tenga visos de expandirse debemos de seguir al pie de la letra el primer consejo en caso de incendio: alejarnos y  ponernos a salvo alertando a los equipos de emergencia.

Además de las medidas impuestas por la normativa vigente, por supuesto distinta en cada país e incluso en España con variables en cada comunidad, aunque no  podemos dudar que las diferencias van encaminadas a resolver tipos de emergencias específicas en función de la experiencia adquirida en cada lugar, pero que todas ellas tienen algo en común: que han sido estudiadas por profesionales y están orientadas a mejorar la seguridad del ciudadano, para la evacuación de las personas se ha diseñado un sistema que permite evacuar de manera segura a cualquier persona que se encuentre atrapada en su vivienda sin salida: el SkySaver.

El SkySaver es un dispositivo portátil de descenso controlado que incorpora un sistema de “auto-rescate “que permite deslizarse por el exterior sin dificultad y totalmente seguros hasta la seguridad del suelo. Asimismo permite descender desde una altura de unos ochenta metros –unos veinte pisos- de manera fácil. Tan solo requiere un punto de anclaje seguro que nos permita engancharnos y descender al exterior.

Puede ser un buen sistema sin duda para escapar de la devastadora acción del fuego, aunque el mejor fuego es el controlado, ese que disfrutamos observando en una chimenea o que utilizamos en nuestro beneficio, siempre con cuidado, siempre con precaución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *